#MOOCafeintercomunidades o encuentros virtuales en la red

Comprobado: montar un hangout y coordinarse es más difícil que qualquier otra exigencia 2.0. Testimonio personal.
Después de penar por el valle de Twitter y Facebook y lanzar bengalas de ayuda en los muros de aquí y allá desde mi patera virtual, me acoge  la incombustible e irreductible @Teacherrose1964 y @juanjoberja . Eso sí, sin pelotas de goma. Arriba en cubierta me esperaba un hangout con olor a trastienda, cominos y clandestinidad; un puñado de docentes despellejamos constructos socioeducativos y compartimos inquietudes y también preocupaciones.
El hangout funcionó a la altura de la conectividad y la tecnología disponible. Numerosas veces, nuestro yo virtual (cuerpo astral , que diria el faketibetano T.L. Rampa) se desconectaba y aparecíamos en la palpitante estampita estática, lo que confería al evento un aire de sesión espiritista de principios de siglo. Para muestra, un botón:


La plaza pública en tu casa

Muchos de nosotr@s (yo mismo) no vivimos en aquella ciudad de París que describia Cortázar en Rayuela, en la que las callejuelas iban a parar a una plaza, lugar de encuentro. Los planes urbanísticos de estos años pasados, cargándose el crecimiento radial de los territorios, diluyeron esa imagen bucólica de la urbe en banalscapes i no lugares. Por eso, condenado al aislamiento neoruralista, no me puedo permitir un MOOCafé en vivo y en directo, salvo si me tiro una hora larga de coche hacia norte, sur u oeste. Pero para eso tenemos los hangouts de Google, para remediar virtualmente lo que físicamente ya no tiene remedio y para pulverizar el espacio y el tiempo en un ejercicio limpio, seguro y divertido. Gracias.

Pues bien, tras medio perjeñar la cena y acomodar a la tribu familiar, me conecté al evento un tanto descolocado, pues enharinar pescadillas y segundos después dar el do de pecho en un debate educativo requiere de ciertas estrategias de despresurización y aclimatación. Quizá sea uno de los precios a pagar por esta comodidad digital: lo público se solapa a lo privado. Cuestión de tiempo para generar cultura hangoutiana. Al menos por mi parte.

Teacher's 2.0 Lonely hearts club Band 

La verdad es que mi realidad educativa difiere bastante a las allí expuestas por mis otr@s contertuli@s. Acomodado en una aula con 16 niñ@s no tienes mucha autoridad moral para aconsejar a nadie sobre qué hacer en institutos multiculturales con aulas de 33 alumn@s u opinar sobre la educación con niños con síndromes de espectro  autista. Pero compartíamos cosas en común.

Un tema en el que tuvimos plena convergencia fue en el miedo y recelo que tienen los padres -y hasta direcciones de centros educativos- ante las propuestas educativas basadas en el manejo de aplicaciones 2.0 y redes sociales. De igual manera coincidimos en el sentimiento de soledad experimentado cuando, enzarzados en proyectos donde la tecnologia tiene un papel predominante, la comprensión de padres e incluso compañeros de trabajo nos hace incluso cuestionar nuestra dedcación off-line: ¿por qué demonios no nos limitamos a tirar de libro pizarra y libreta? Seguro que no nos pedirían justificaciones de nuestras acciones educativas, que lo que ha valido por siglos no se va a cuestionar ahora...
Pero no. Es un poco aquello de la soledad del corredor de fondo.

Llega la hora del adiós. La pregunta, inevitable: ¿Qué os ha parecido el MOOC?
Pues para mí ha sido algo enorme, algo que durante unas semanas me ha mantenido vivo y conectado, que me ha sacudido el polvo del hastío, la rutina y los caminos de carros, que me ha traido aires y saberes nuevos. Una grata experiencia, sin lugar a dudas.

Saludos




#MOOCafeintercomunidades o encuentros virtuales en la red #MOOCafeintercomunidades o encuentros virtuales en la red Reviewed by Manel Guzmán on 23:10:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Pasa?

Con la tecnología de Blogger.