LA CURACIÓN DE CONTENIDOS

Como ya expuse en la anterior entrada, uno de los ámbitos de la llamada Competencia Digital, es el referido al tratamiento de la información y organización de los entornos digitales de trabajo y aprendizaje. La curación de contenidos, pues, queda encajada dentro de este ámbito, y por lo tanto, es un aspecto más a trabajar en nuestra línea educativa.
La imagen de sofisticación 2.0 que se le da a curación de contenidos puede echar para atrás en un primer momento y inducir al desánimo a aquellos docentes que se inician en el mundo digital y que busquen añadir valor competencial a los procesos educativos, tanto propios como del alumnado. Y es normal, porque la acción de curar contenidos digitales viene dada por el content curator, una figura no nacida en el ámbito educativo. 
Por tanto, una vez más tenemos que adaptar los conceptos a nuestro entorno y a los niveles en los que nos moveremos. Yo opino que la curación de contenidos, en un centro educativo, engloba desde aplicaciones 2.0 hasta cualquier cosa susceptible de ser catalogada y guardada por su valor educativo o funcional intrínseco. 

La curación de contenidos se puede realizar:

- Por parte de un equipo o comisión pedagógica, que diseñe y proporcione un entorno de trabajo bien organizado (escritorios virtuales, sistemas de almacenamiento y clasificación de documentos, etc) y bancos de datos donde se alojen contenidos interesantes que aporten ideas para la planificación y desarrollo de proyectos y actividades pedagógicas.

- Por parte de los docentes. Aquí reivindico el papel investigador y creativo del docente, inquieto e interesado por todo aquello que pueda enriquecer sus conocimientos y su entorno de trabajo personal y colectivo. Nunca se pidió tanto a los docentes como en estos tiempos. Como recompensa obtienes una serie de compentencias y un crecimiento profesional valiosísimo. 

- Por parte del alumnado, educándose así en el manejo de la información para su posterior transformación en conocimiento. Internet puede abastecer de información pobrísima o excelente. Depende de la calidad del aprendizaje en la búsqueda, filtrado, elaboración, organización y distribución del contenido que el resultado sea mediocre o excelente, aunque también es indispensable en el desarrollo de un espíritu crítico y una visión analítica del mundo.


No hay que acomplejarse viendo los PLE exhibidos en internet de curadores especializados. Hay muchas herramientas que, hoy por hoy, "quedan grandes" en un centro educativo . Por lo tanto, más vale poco y bien aprovechado que mucho y muy vistoso y poco utilizado. 


Podemos curar varios contenidos, desde apps hasta actividades educativas on-line, mediante escritorios virtuales (Symbaloo, Chrome), organizado todo ello en pestañas por niveles, materias u otros criterios. Chrome, además de poner al alcance un desktop donde puedes almacenar apps muy interesantes del su store, tiene su sistema de marcadores organizable en carpetas, cosa que los alumnos agradecen un montón en el desarrollo de los proyectos educativos. Además, en el caso de Symbaloo, los tableros se pueden compartir e incorporar nuevos a nuestras pestañas. 

También hay herramientas con un potencial educativo  nada despreciable: Pinterest tiene muchas posibilidades en clase y una cuenta en Youtube donde recopilar documentales, vídeos, músicas, cuentos o tutoriales es de una gran ayuda.

Las herramientas para almacenar feeds o RSS de los blogs o sitios de referencia que nos interesen (como Feedly)pueden abastecernos de información actual y conectarnos al mundo que nos rodea. 

En un nivel más elevado, las aplicaciones para la gestión de la información (como Diigo), el curado de contenidos (como Scoop.it) y la creación de listas de temas relevantes de interés (como List.ly) prestan un buen servicio a l@s docentes que desean estar conectados y al día sobre tendencias y novedades aplicables a su entorno laboral. 

Por último cabe poner el acento en cuestiones éticas que en estos entornos líquidos son  importantes: es una buena práctica hacer constar la autoría de los contenidos que vayamos a compartir. Señalar las fuentes de orígen y no falsearlas u ocultarlas contribuye a aumentar la confianza y fiabilidad global entre usuarios. También, dentro de las posibilidades de cada uno, el enriquecimiento de los contenidos elaborados a partir de otras fuentes tendría que ser habitual, para no caer en la simple repetición del posteo o pineo. Si con las posibilidades que nos brinda la tecnología ahora mismo no intentamos ser creativ@os, no lo seremos nunca.

Saludos
LA CURACIÓN DE CONTENIDOS LA CURACIÓN DE CONTENIDOS Reviewed by Manel Guzmán on 11:57:00 Rating: 5

4 comentarios:

  1. Un artículo excelente, Manel, acompañado además de una infografía de autor y, sobre todo, tremendamente apta para el aula (por concepto, ejecución, y posibilidades).

    La llamada a la creatividad docente que haces al final me parece muy importante también. En tiempos como estos, en los que es tan sencillo acumular fuentes, encontrar la inspiración en tantas partes...(y aun a riesgo de resultar repetitivo en la producción, pues más repetitivo es no crear nada...) debería ser obligatorio producir artefactos digitales... Del mismo modo que un corredor, corre y se entrena mientras dura su vida como deportista profesional...¿no deberíamos estar nosotros, por mera profesionalidad, intentando crear cosas todos los días?

    En fin, enhorabuena por tu arte y por tu visión de las cosas porque son algo bonito y digno de ser difundido.

    Salud, Manel :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información me ha sido muy útil.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro, Edgardo. Gracias a tí por leerlo.

    ResponderEliminar

Pasa?

Con la tecnología de Blogger.