#CDigital_INTEF act.1.2: Ciudadanos cultos i autónomos en la sociedad digital del s. XXI: recapitulación.

Ilustración:Øivind Hovland

El cometido de este primer ejercicio es hacer síntesis personal de todo lo leído y visto tanto en la zona de debates como en el webinar o las RRSS. Adelante, pues.

Bueno, el webinar fue un lujo, con visiones desde diferentes ángulos pero muy complementarias sobre la actualidad y futuro de la competencia digital. Entre los puntos mencionados, la alfabetización digital y el miedo a la tecnología, la importancia de crear comunidad y no ser un "llanero solitario" (@aulafran); la importancia y riqueza de los procesos en la evaluación,  la formación crítica y mediática ante el consumo digital (@manuel_area); el "sonrojo pedagógico", concepto de @londones aludiendo a la emoción ante el feedbak de la comunidadad en aquello que aportas y haces... Y una afirmación nacida de la experiencia, sin duda: el/la innovador/a da miedo (o el "llanero solitario"). Seguramente la acuño un innovador/a basándose en sus experiencias y en las de otr@s como él/ella.

El debate en el foro ha sido de baja intensidad; ha habido poco feedback y nosotr@s, l@s alumn@s usuari@s lanzábamos nuestra opinión sobre el tema como botellas al mar. No creo que haya sido un fallo de diseño del MOOC (se explicita claramente cómo se deben organizar los hilos de debate), sino más bien una dinámica comunicativa que respondía a necesidades de "salvamento": "tengo que poner lo que yo pienso  porque es condición indispensable para continuar con el curso". Como tenemos el tiempo justo, somos docentes la mayoría y la docencia consume horas extras y no leemos (o leemos "saltando" por las páginas) es normal la dinámica tipo "tablón de anuncios".

En el foro de debates se observan algunas preocupaciones/opiniones/posturas:

- Que la tecnología no lo es todo y se debe vehicular emocionalmente (sin la connotación newage).
- Que existe cierta "burbuja tecnológica" que nos empuja a subirnos al carro de la modernidad.
- Que l@s docentes somos l@s que promovemos el cambio y la innovación, al margen de gobiernos y instituciones.
- Que una gran mayoría de docentes no están preparad@s para los entornos digitales.
-Que, actualmente, las escuelas e institutos no preparan para ser ciudadan@s cult@s y autónom@s en el siglo XXI porque no se integran las TIC.

Pero en general, se puede observar que el grueso de visiones, salvo algunas intervenciones, ponen el acento desde una perspectiva u otra en los aspectos más instrumentales de la competencia digital: usos, dotaciones, dispositivos, aplicaciones... 
Hay muy pocas visiones sobre los entornos digitales y democracia, pensamiento globalizado, conectivismo, política, economía y educación, organización y respuesta social, asociacionismo... en fin, entre nosotros se observa cierta ausencia de visión crítica sobre los significados de sociedad y compromiso social, política, ideologías y tendencias culturales, derechos humanos o economía global en un mundo digital.

Nos olvidamos que la tecnología es neutra pero el contexto socioeconómico y político la forja a su voluntad.  Yo creo que la grandeza de la revolución digital nos debiera llevar a sopesar y considerar estos últimos puntos sobre conciencia social.Y no me refiero a que hay que utilizar los entornos digitales y RRSS como canales activistas, sino que hay que desarrollar la consciencia sobre el tablero de juego en que nos movemos, que la mayoría de veces no lo hacemos bajo nuestra voluntad y nos convertimos en meros paquetes de datos. O en una masa moldeable bajo la doctrina del "like".

 La construcción de las identidades e ideales en las RRSS se forjan hoy en día a base de "objetos de consumo ideológico" como los "10 tips" sobre cómo deberías ser,  el pensamiento positivo a tener, como actuar o pensar (ver vídeo "las trampas del pensamiento positivo" de Barbara Ehenreich), quién es "tóxico" y quién no, las grandes frases y citas descontextualizadas, los gráficos e infografías sobre actitudes y posturas vitales ideales... Tod@s quedamos bombardeados diariamente con esos objetos que a priori parecen inovensivos pero que a la larga, repitiéndose como mantras, actuan en nuestras conciencias muy lentamente para conseguir la docilidad, adaptabilidad y maleabilidad y acercamiento a ciertos grupos ideológicos. En los últimos años, en la red se han volcado millones de materiales (hasta películas y documentales educativos o de divulgación "científica") en los que, bajo sofisticadas capas de buenos propósitos, montajes audiovisuales y frases felices, solo existen los intereses económicos.



Un ejemplo de objeto cultural dirigido y su trasmisión en diferentes formatos:

                        
                            Fuente:www.google.com 


                           


Infografía de @Tuazucarysal 
Estos objetos culturales dirigidos a la creación del pensamiento único difunden lo siguiente: "No seas un fracasado, sé una persona exitosa". Ante lo que se lee, podemos pensar:¿Quién ha elaborado las infografías, la persona exitosa o la fracasada? La persona exitosa, si ayuda a los demás, es positiva, tiene ideas y soluciona podría ayudar a "la fracasada". Además, no tendría la "mala leche" de hacer unas infografías así. La "persona fracasada" tampoco perdería el tiempo en alabar las cualidades de la "persona exitosa". Entonces, ¿qué tipo de personas e ideologías se hayan detrás de estos objetos y qué intereses tienen? Es seguro que los autores de los objetos no son los ideólogos de estas doctrinas de empresa corporativa, sino más bien son transmisores pasivos (usuarios zombi) del mensaje-mantra. Parte de la competencia digital debiera consistir en detectar este tipo de mensajes tan abundantes.


El ideal de ciudadano culto, yo creo, es aquél en que la persona es libre, ética, con valores democráticos, gracias a la incorporación que ha hecho a su ser de todo aquello que ha aprendido por el rechazo o la apropiación, la vivencia y el estudio. Una persona es una biblioteca de experiencias, vivencias, contextos culturales y saberes que ordena y conecta para elaborar respuestas eficaces, juiciosas y coherentes. Y ello lo aplica a su práctica digital. Esto es la inteligencia.

Una persona autónoma es la que desarrolla una capacidad de apropiación y transformación de su entorno por iniciativa propia y por necesidad, sin depender (ortopédicamente hablando) en la medida de lo posible de la dinámica social, imposiciones y paquetes culturales e ideológicos que lo envuelvan. Y ello, se ve reflejado en su práctica digital. Eso también es inteligencia.

Uno de los bastiones a derribar por el neoliberalismo y el turbocapitalismo es la conciencia social.

Una persona o un colectivo sin consciencia social no puede ser libre aunque disponga del mejor entorno digital, la mejor conectividad (no conectivismo) y los mejores conocimientos sobre apps, internet, hardware y software. 

Y la consciencia social requiere ser culto y autónomo, sobre todo en un siglo XXI que apunta que vaya más a peor que a mejor en los derechos sociales, condiciones de estudio y trabajo, democracia y libertades.



#CDigital_INTEF act.1.2: Ciudadanos cultos i autónomos en la sociedad digital del s. XXI: recapitulación. #CDigital_INTEF act.1.2: Ciudadanos cultos i autónomos en la sociedad digital del s. XXI: recapitulación. Reviewed by Manel Guzmán on 23:04:00 Rating: 5

3 comentarios:

  1. Manel,

    Coincidim... Espero que el pugui acabar ben aviat, però també va en aquest sentit.

    ResponderEliminar
  2. ¡Excelente! Y necesario llamado de atención.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Jaume y Silvina, compañeros y guías.

    ResponderEliminar

Pasa?

Con la tecnología de Blogger.