Por qué no creo en la Pedagogia Sistémica



Desde hace unos años noto demasiada presión a mi alrededor por el tema de la pedagogía llamada "sistémica". No es un juicio ligero decir que el contexto socioeconómico y cultural donde vivo es facilitador de la emergencia de estas opciones pedagógicas.
Los compañeros y compañeras devotos de estas terapias educativas les cuesta ubicarme en un grupo y se preguntan qué soy realmente y en qué saco me meten, porque ya sabemos que, al final, el ser humano siempre necesita la seguridad de la casilla clasificatoria de la realidad.
Mis prácticas las confunden inexplicablemente con la de los/las docentes de la sistémica porque, simple y llanamente, la falta de cultura pedagógica y el razonamiento "si P entonces Q" hacen meter en el mismo saco todo lo que no sea escuela de libro cuadernillos, libretas y castigos. Se ha conseguido difundir que la pedagogía sistémica es la alternativa a la mal- e interesadamente- llamada "escuela tradicional".
Debo añadir que mi experiencia más reciente, mi trabajo diario en un centro con medio claustro sistémico (jefa de estudios incluida) me ha permitido vivir experiencias literalmente increíbles que, en un país con un sistema educativo más maduro, serían motivo de un buen toque de atención por parte de la propia administración. Ello me mosquea más cuando me entero que el proyecto Escola Nova 21, la "revolución educativa de la nueva Catalunya" (sic) propone como modelo de innovación a colegios sistémicos que utilizan técnicas sectarias de control de grupos, prohiben tocar un ordenador a los niños hasta los 12 años (aromas waldorfitas) y aprenden en un contexto más parecido al de las sectas "Heaven's Gate" o "Niños de dios"que al de una institución educativa pública. Y es que el maridaje de la sistémica con Escola Nova 21 cada vez parece más un nuevo nacional catolicismo educativo que otra cosa.

La sistémica, normalmente, es acogida por los docentes de talante supuestamente "más alternativo" o neoprogre pero no, no es así: tras esa estética, esos tonos de voz de rectoría enferma y ese discurso de "equilibrio cósmico emocional", late el urfascismo del que hablaba Umberto Eco, producto de una baja o nula capacidad intelectual e infantilización cultural que parece - si no lo es- producto de ingeniería social.
Por otro lado,  cabe decir que la sistémica no va dirigida al campo de la adquisición de cultura y conocimiento; no es más que una neo doctrina vestida con hurtos a la sociología, antropología, etnología y psicología (mucho psicoanálisis). No; la pedagogía sistémica y la teoría general de sistemas son tan parecidas entre sí como el misticismo cuántico o la pedagogía cuántica con la física cuántica. O la homeopatia con la medicina. 
El poder fagocitador del invento es notable; puede parasitar cualquier centro educativo con efectos irreversibles: el "efecto llamada" (vienen más docentes adeptos) y el centrifugado de familias y otros docentes dan lugar a un centro secta, enfermo y endogámico, pasto de todo tipo de cursillos y formaciones pseudoterapéuticas y ventas camufladas de productos del ramo. Y así se forma lo que yo llamo una escuela genérica.
Encuentro y contexto

Tuve consciencia de ella durante la realización de un máster en Organización y Gestión de Centros Educativos (UAB-DEUSTO) me propuse como tesis final un estudio sobre la implantación de una Comunidad de Aprendizaje en un centro educativo (un modelo educativo en el que he dejado de creer definitivamente por algunas razones de peso). Durante tres años estuve estudiando modelos pedagógicos para documentarme y tuve la ocasión de investigar una cantidad ingente de propuestas pedagogicas, modelos "alternativos" emergentes y terapias educativas como la Pedagooogia 3000 de N. Paymal, la pedagogía sistémica con Carles Parellada, Ignasi SalvatellaMercè Traveset (falleció en 2016) o Lua Català como adalides, la Pedagogía Cuántica (enlace interesante con su principal promotor como protagonista del entuerto), la PNL y kinesiologías varias con Daniel Gabarró ("sherpa espiritual e iluminador de la realidad", tal como se autodefine) al frente (aquí y aquí tenéis material, y aquí sus referencias para la "emprenedoria" y otras ofertas similares.
 Son propuestas y terapias que, al menos en Cataluña, están causando un desmesurado furor entre los docentes.  Es curioso porque todo esto germina en el lugar en que nacieron -y ya fenecieron- los movimientos de renovación pedagógica y los modelos innovadores de escuela (recordemos a Ferrer i Guàrdia, por favor). Paradojas.

 Para colmo, aparecía por aquél tiempo un publireportaje llamado La educación prohibida - reconozco que en un primer visionado caí de patas- que venía a decir lo de siempre, que la escuela pública es una fábrica, un lugar de alienación humana y que bienvenidas sean las ofertas holísticas, sistémicas y waldorfitas que procurarán a los niños y niñas una educación integral, respetuosa, humana... 
Las ofertas, claro está, son ofrecidas desde escuelas privadas de cuotas absurda y astronómicamente caras,  cosa que uniformiza el tejido sociocultural y económico de sus usuarios. Que en el fondo es una cuestión de distinción social -una chuchería hipsterhippie- no tengo la menor duda. La prudencia no me deja ir más allá, pero es fácil establecer paralelismos entre política, tejido social y este tipo de ofertas educativas; la mayoria de devotos sistémicos que conozco se han forjado en la privada y muy muy poquitos en la pública. De momento, la idea de un artículo crítico más complejo descansa en el cajón esperando mejores aires sociopolíticos y la sabia perspectiva del tiempo. Análisis de la película AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ

Para cerrar la referencia, entre los promotores del vídeo se encontraban un nutrido número de personajes como Matías di Estéfano, Moni Mariposa de Luz, Ignasi Salvatella, Fredy Womper y más, muchos más. Como podéis notar (si no es demasiado tarde), los discursos son hilarantes. Muchos de los personajes de todo este mundo giran en torno a la secta Hermandad BlancaRamtha o la particularísima OSHO.
Creo que  llegados a este punto - y sobre todo si vuestro espíritu crítico no está deteriorado- no hace falta decir mucha cosa sobre la credibilidad y calidad pedagógica de los principales popes influyentes en la holística de proximidad. Pero vamos a entrar al tema: ¿Qué es la pedagogía sistémica?

La pedagogía sistémica

Bert Hellinger.
 Fuente: Wikipedia
En este país, todavía existe una amplia opinión pública que opina que los criminales nazi fueron personalmente responsables por sus actos y tomaron decisiones por su propio libre arbitrio y que por tanto son culpables por esos crímenes. Pero están equivocados, porque en su momento los había envuelto una fuerza estupendaBert Hellinger

La Pedagogía Sistémica es una adaptación al mundo educativo de las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger que se ha convertido en otro producto típico más del ultraconsumo hipermoderno de un grupo social determinado.
No quisiera incurrir en la falacia ad hominem pero creo necesario dar cuatro apuntes sobre el padre de la criatura.
El personaje de Hellinger, un falso psicoterapeuta de sobras conocido, es muy controvertido por su poema dedicado a Hitler, en el que pretende que la gente se identifique con el dictador y respete y entienda la parte común entre éste y todos los seres humanos (junguianismo):

«Hitler,
Alguna gente te considera inhumano, como si alguien siquiera mereciera tal calificación. Yo te miro así como me miro a mí mismo: a saber, como un ser humano con un padre y una madre, y con una fe extraordinaria. ¿Te hace eso más grandioso? ¿O más pequeño? ¿Eres mejor o peor? Porque si eres más grande, entonces así lo soy. Y si eres más pequeño, entonces así lo soy. Si eres mejor o peor, entonces así lo soy. Pues soy un ser humano como tú. Si te respeto, entonces me respeto a mí mismo. Y si te detesto, entonces me detesto a mí mismo. ¿Se me permite, entonces, amarte? ¿Se supone, acaso, que te ame, ya que, de otro modo, no podría amarme a mí mismo? Cuando admito que eras un ser humano, tanto como lo soy yo, entonces se me induce a hacerlo por algo que nos gobierna a ambos de la misma forma, algo que causó tanto tu comienzo como el mío y también nuestro fin. ¿Cómo podría acaso excluirme a mí mismo de esta Causa excluyéndote a ti? ¿Cómo podría acaso culpar a esta Causa y erigirme por sobre ella culpándote a ti? Sin embargo, no puedo sentir piedad por ti, porque tu alzada y tu caída tuvieron su origen en la misma causa que la mía. Le ruego por ti así como por mí mismo, y me someto a todo lo que traiga en ti y a todo lo que traiga en mí así como en todo otro ser humano.» 
Bert Hellinger, Reflexiones divinas. 

También es recomendable leer sus posiciones ante el incesto (un padre que ha abusado de su hija no es culpable de ello), la homosexualidad, el cáncer o la violación:

Debemos saber que incluso en el incesto, en la violación y en la violencia sexual, se establece también un vínculo. Pero volvamos de nuevo a la relación de la pareja. Si ésta ha existido, después se ha roto, y después se ha establecido otra relación distinta, la primera pareja aparecerá representada en la nueva relación en la figura de algún hijo, a menos que la separación que haya tenido lugar haya sido aceptada con amor. Solamente en ese caso puede la siguiente relación tener éxito. Pues bien, lo mismo ocurre en los casos de incesto, violación o abusos sexuales. A menos que ese vínculo sea reconocido, y que la separación del mismo contenga respeto y amor, las relaciones posteriores de la persona afectada se verán dificultadas.(...)
Al respecto del incesto, si uno conoce algún caso, sabrá que una dinámica habitual en ellos, parte de un rechazo de la mujer hacia su marido, de la negativa de la esposa a mantener relaciones sexuales con su marido. Como una especie de compensación, la hija viene a ocupar el lugar de la madre. Se trata de movimientos inconscientes, no conscientes. Pero lo que apreciamos es que en el incesto existen dos perpetradores, uno en el trasfondo, y otro directo. Y no es posible solventar ese drama en tanto no salga a la luz el segundo, o segunda, perpetradora oculta. En estos casos salen a la luz muy extrañas frases en boca de las personas. Por ejemplo la hija puede decirle a la madre: “Lo hago por ti”, y decirle al perpetrador del incesto, “Lo hago por mamá”. ¿Qué efecto tienen realmente estas frases? Cuando se pronuncian y salen a la luz, el incesto ya no puede continuar. Si se desea acabar con un asunto así, ésta es la mejor manera sin caer en las acusaciones.(...) Les pondré un ejemplo. En un grupo, un asistente social relató un caso de abuso e incesto, y mostró sus intenciones de llevar a los responsables ante la justicia. Le previne respecto a cómo esa acción podía tener consecuencias peligrosas para la joven víctima. Pero él pensaba que hacía lo correcto y siguió con sus planes. Cuando tras algún tiempo, le pregunté qué tal le iba a aquella muchacha, me dijo: “Se pasa el día pensando en saltar por la ventana”. Ése es el resultado de la acción justa para el paciente. Y es importante que ustedes lo conozcan.
Bert Hellinger , El inconsciente colectivo y las Constelaciones Familiares.

Dejando de lado el personaje, y para entender un poco el trasfondo del tema, vamos a tomar un poco de perspectiva contextual porque creo que una mayoría de docentes que la practican lo hacen por pura mímesis y, sinceramente, creo que no saben mucho de ella más allá de lo que les dicen los gurús de turno, que se han colado hasta en las cocinas de la universidad (la Rovira y Virgili se ha convertido en la Ibiza sistémica).

Las Constelaciones Familiares



Las Constelaciones Familiares estan tipificadas por muchas voces como práctica sectaria. De ello nos alerta RedUNE (información y alerta sobre grupos coercitivos), Herman Nimis en la revista antifascista Alert! (original y traducción), la Red de ayuda a Víctimas y Familiares de la Grupo Dependencia, y numerosas publicaciones dedicadas a desnudar el pensamiento mágico y señalar el fraude (unas de las mejores, AQUÍ y AQUÍ). 
Aquí un par de valientes artículos de Joan Maria Girona: "Pedagogia» sistèmica: educació o esoterisme? y Creences a l'escola pública? en El diari de l'Educació, se atreve con la sistémica.
Desde Actualidad Clínica en Psicologia nos hablan de ella en el excelente artículo del doctor César Monroy Fonseca sobre las claves de un terapeuta sectario donde escribe en el colofón:


Los terapeutas sectarios pueden pasar años sin ser detectados y sólo hasta que familiares de víctimas seriamente dañadas se cruzan de forma aislada, encuentran como denominador común la pertenencia de su pariente al grupo del mismo terapeuta. Estos casos han llevado a autoridades sanitarias en varios países en vigilar más de cerca varias propuestas terapéuticas con una creciente tendencia a desencadenar terapeutismo sectario. Entre ellas se encuentran la terapia Gestalt, el Análisis Transaccional, las Constelaciones Familiares, y la Terapia Holística del Campo del Pensamiento o método Callahan.


En wikipedia (sí, ya lo sé) figura un artículo extenso sobre esta práctica, en el que cabe mencionar el siguiente párrafo por lo acertado:


No existe evidencia científica publicada por revistas especializadas que avalen la eficacia de las constelaciones familiares. Por lo tanto, su fundamento, utilidad y resultados no han sido demostrados pese a haber varios estudios experimentales que han intentado demostrar su efectividad. Ello impide asegurar a la fecha si realmente existen resultados directamente atribuibles a esta técnica. Esta situación ha sido denunciada en diversas publicaciones. La técnica de constelaciones familiares es un acopio de psicoanálisis, modelos sistemáticos y terapias socio-grupales que se amalgaman de manera sincrética sin ser ni lo uno ni lo otro. Se ve más como una respuesta a los problemas de la familia agraria o medieval y no toma en cuenta los cambios y retos en el sistema de familia nuclear actual.


Se puede añadir tranquilamente que su filosofía entronca perfectamente -y con gran satisfacción del colectivo newager- con los conceptos "memoria del agua" de la homeopatia, el reiki y la creencia en "canalizaciones  de la energia universal" y la teoria del "inconsciente colectivo" de C. G. Jung (recordad el contexto donde se forja esta idea, prima hermana del volkgeist del nacionalismo germánico romántico):


Ahora bien, ¿quién halló la solución al problema? La gran alma es la que lo halló. Ella es la que me guió a mí, a ella y a todo el grupo hacia la misma. Las mujeres que intervinieron en la constelación, ¿se portaron bien? ¿Estuvieron inteligentes? ¿Resultaron competentes en su función? No, simplemente fueron guiadas por algo que está más allá de ellas mismas. Simplemente permitieron que ese algo las moviera. Por eso hallamos la solución al caso. Pero no porque hubiera un buen terapeuta, no porque Harald fuera un buen terapeuta, ni porque yo sea un buen terapeuta. Nosotros simplemente entramos en sintonía con algo superior a nosotros mismos. Y esa fue nuestra grandeza. ¿Ven ustedes cuánta confianza exige trabajar de esta manera? ¿Lo cuidadosos que debemos ser todo el tiempo, para no interferir con nuestras ideas o nuestras intenciones en esta tarea? Si ustedes tienen esta actitud, según la cual sin miedo alguno y sin intención personal alguna, uno puede verse guiado por algo más grande que uno mismo, si permite que sea así, les permitirá realizar estos trabajos. Porque ya no se trata de uno mismo o del otro, sino de algo que está por encima de nosotros.
                                                                  Bert Hellinger , El inconsciente colectivo y las Constelaciones Familiares.

Es muy fácil llevar el agua al molino que conviene; que se lo pregunten a los físicos con el tema de la física cuántica y todo el comercio newager que se ha generado a su alrededor.
Después de los enlaces y la referencia hay poco que decir sobre qué son y quiénes son sus impulsores.
 Éste es gran parte del marco de la Pedagogía Sistémica.

La invasión de los ultracuerpos en versión educativa

Decía al principio que, concretamente en Cataluña, hay una actividad cada vez más efervescente de la versión "educativa" de las Constelaciones Familiares, extendiéndose una evangelización implacable envuelta en objetivos obvios y ya existentes en la mochila de cualquier buen docente: respeto, ayuda, escucha, guía, tolerancia, atención, inclusión... nada nuevo bajo el sol educativo. Muchos docentes me dicen que "entonces, nada malo traen consigo, ¿no? Se tiene que coger de cada cosa aquello que funcione y ya está." Pero es este pensamiento el que permite la permeabilización doctrinal, pues se acepta acríticamente cualquier cosa que te vendan.
La sistémica se ha colado por la vía de la innovación (así estamos), en un contexto donde la cultura pedagógica y la consciencia social es más bien escasa y todo se conjunta en un amasijo protofascista. El mismísimo Departament d'Educació y las universidades impulsan todo este montaje porque incentiva y mueve sus maltrechas economías y soluciona los agujeros provocados por la desorientación y la falta de visión educativa. Cabe destacar el máster en pedagogía Sistèmica que ofrece la Universitat de Girona, la Universitat de Barcelona o la Rovira i Virgili, en los que incluso utilizan el eneagrama o la carta astral como recurso de intervención pedagógica (experiencia vivida a 2016) o la utilización y control de las"energías" . 
Que una jefa de estudios te monte en su casa una constelación familiar para averiguar quién, qué o cuál es la fuente "tóxica" en el cole (los que no se someten a sus caprichos terapéuticos, los que tienen voz crítica...) o en un ciclo no es una broma; o que en las reuniones de coordinación te callen la boca porque no respetas las "jerarquías"; o ver gente llorar, aceptando las boutades de otra de "jerarquia superior"... No es broma, es real.

 Con estas nuevas propuestas ha pasado un poco como las TIC al principio (y al final), que fueron acogidas por parte de los docentes como arbusto para esconder las carencias profesionales y por parte de los organismos oficiales y privados para mover un negocio millonario. La prueba está en las absurdamente astronómicas cuotas que se aplican en todo acto "formativo" sistémico u holístico. No hace mucho, a petición de la sección sistémica del claustro, tuvimos en el mismo cole una charla sobre "trabajar por poryectos" por parte de un personaje de éstos, con un currículum de humo (terapias varias), a treinta euros por persona, sin materiales y mucha diapositiva. Se vive muy bien de este nuevo filón y muchísimo docente listo ha abandonado el aula para vivir de la evangelización.

Acabo señalando el vergonzoso evento  que se realiza periódicamente en Barcelona llamado El Congreso de los Niños del Tercer Milenio (aquí vídeo en el cual no os perdáis la intervención de Helen Flix, aquí otro vídeo con el "ser extraterrenal" Matías di Estéfano y aquí la site del evento), acto al que acuden claustros de escuelas de referencia. Sistémica de por medio, claro.


Y después de todo este desfile aquí mato el tema. No creo en la Pedagogía Sistémica y las Constelaciones Familiares,  y además estoy en contra de su adopción por parte de la escuela pública porque:

- Tiene una visión determinista y estamentaria del individuo.
- Fomenta el pensamiento mágico (la magia simpática, tal que el vudú ).
- Limita al individuo y lo hace absurdamente dependiente y deudor de causas externas a él. 
- Instaura un absurdo sistema de jerarquías con sus obligaciones que provoca numerosos conflictos personales y hunde al claustro en un ambiente de sumisión violenta - valga el oxímoron- y una tensión y miedo insoportables. Por tanto, provoca Indefensión Aprendida, humillación y sumisión (visto y comprobado en docentes y alumnos).
-  Es el vehículo moderno para el adocenamiento neoliberal envuelto en buenos propósitos. Ya se está llevando a la empresa privada y organizaciones para generar el deseado pensamiento único. En el libro denuncia "sonrie o muere" de Bárbara Ehrenreich se puede leer sobre este tipo de prácticas.
- Se fundamenta en un sistema ideológico fuertemente patriarcal que acalla la voz crítica.
- El modelo de família actual es tan variado que hace inútil la visión de clan familiar preindustrial al que la ideología de esta pseudoterapia se refiere.
- Es una forma de creencia místico religiosa. En la pública, religión no, gracias.
- Se alinea con la absurda idea del destino, la ley de la atracción y otras peligrosas supersticiones.
- Usurpa la identidad y filosofía de otras ciencias humanas, como la sociología, la etnología, la antropología y la psicología médica, por no decir de la física y la biología.
- Es la entrada a un mundo de consumo acrítico de otros productos newager. La pedagogía sistémica es un pack que acompaña a otros productos que para su consumo se necesita una mente consumidora de absurdos.
- Sustituye a prácticas pedagógicas éticas. Cualquier buen docente tiene en su mochila las virtudes y objetivos que la sistémica ensalza.
-  La sistémica es la verdad - "es la nueva pedagogía"(sic)- y no se cuestiona, está construida en forma de dogma. Dialogar con ellos es como hacerlo con un talibán o un ultracatólico.
- Adocena a claustros enteros y establece el típico pensamiento sectario, merced al terapeuta de turno y el Efecto Forer. Unos están sumergidos en ese sistema de creencias y los demás, por miedo o por vergüenza, callan y aguantan.
- Se crean colegios secta: transforman el tejido sociocultural gracias al "efecto llamada", el cual atrae a más docentes y familias que profesan esas creencias y centrifugan a los que no comulgan con los dogmas establecidos.

Cuando "profesionales" de tu centro te sueltan que "una gran parte del autismo se debe a las relaciones emocionales entre madre, padre y feto" es para echarse a temblar. Profesionales sistémicos que dirigen y mangonean a su antojo en la pública y matriculan a sus retoños en una privada porque no quieren que tengan contacto con maestros "poco evolucionados".Profesionales que te sueltan que debes callar y "respetar una jerarquía"; o que una torcedura de pie es por las malas energías de otras personas; 0 le montan a los críos una constelación familiar en plena aula para solucionar un conflicto de patio... ¡y sin resolver nada!  Es tremendo, hay que vivirlo. 
Y el laboratorio y  biblioteca escolar atestados de materiales y dotaciones sin usar porque se trabaja a full time todo este universo de chorradas y nadie sabe usar nada ni tampoco le interesa. Sobran terapeutas y faltan maestros.

En fin, que tenemos sistémica para rato en esta época de desorientación docente profunda. 


Bonus:

- Un interesante artículo de Lorena Millar que no tiene desperdicio : Análisis crítico de la Pedagogía Sistémica. 



Por qué no creo en la Pedagogia Sistémica Por qué no creo en la Pedagogia Sistémica Reviewed by Manel Guzmán on 1:41:00 Rating: 5

7 comentarios:

  1. Como maestra idolatraba sin conocer en profundidad pedagogías como la waldorf y la sistémica, sin tiempo aún para formarme en profundidad fui madre y me encontré con dos tortas bien dadas. La primera en una mini-formación sobre sistémica donde mi modelo de familia homoparental no estaba reflejado, ni bien visto. La segunda, en las puertas abiertas de una escuela waldorf cuando me dijeron que no atendían a mi hijo porque tiene las famosas NEE. DECEPCIÓN ABSOLUTA.

    ResponderEliminar
  2. Hola, María,

    Y créeme, hay muchos y muchas que se apuntan al carro, se meten en los círculos "pedagógicos" éstos y aunque intuyan y vean que es humo mewage siguen fieles al rollo ¿Por qué? Porque es un ambiente acogedor para la mediocridad más absoluta y ello les salva el culo. Pídeles que te hagan una clase digna - y sin libros- de ciencia o de matemáticas en sexto curso. Visto y comprobado en numerosas ocasiones.
    Gracias por comentar

    ResponderEliminar
  3. Tremendo, ahora resulta que tenemos que educar en el respeto, la solidaridad, el amor...pero ¿qué estábamos haciendo entonces? No puedo con este buenismo extendido y la newage haciendo cada vez más dinero. A ver si resulta que tengo que ser chamán para educar, tomarme flores de Bach y constelarme cada primero de mes...no señores, seriedad y pedagogía lógica.

    ResponderEliminar
  4. Buenas, he llegado a este blog buscando más información de la Pedagogía Sistémica y me ha sorprendido que saliesen también las Comunidades de Aprendizaje. Me gustaría saber tú opinión de ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido desconocido,
      si te interesa, escríbeme un mail y hablamos.
      Saludos

      Eliminar
  5. Manuel Guzmán, gracias por el artículo, me gustaría hablar contigo por privado, pero no encuentro el correo, quizà porqué miro desde el móvil. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Romina,
      Mira, mi correo es manelguzmanalmagro@gmail.com.

      Saludos

      Eliminar

Pasa?

Con la tecnología de Blogger.