Neolenguas: el buscado éxito escolar (II)


En la entrada anterior me refería a la colegialidad artificial y al paquete de conceptos que contiene como un mecanismo propio del mundo empresarial utilizado para la organización y gestión de centros educativos. En esta entrada bajo un poco más hacia la concrección terrenal, aunque aún nos situamos en estratos metafóricos de bajo calado.

Muchas han sido las iniciativas privadas que han tenido como diana el sistema educativo público. ¿Quién sabe del proyecto Teach for all, Empieza por educar en nuestro país (Eskolan Ekiten, Escola per l'Èxit) con actores de la economía global:Familia Botín (Santander), Fundación LaCaixa, Barclays BancSol Daurella (Cobega, Casbega, Coca Cola, Acciona, Banc deSabadell), Olaf Díaz-Pintado (Goldman Sachs), Francesc Santacana (EsadeCreapolis, Círculo de Economía, Consorcio hospitalario de Catalunya), Carlos Trascasa (banquero) y  Andreas Schleicher (waldorfita, director de PISA, asociado a Pearsoncomo impulsores, con los aplausos y connivencia de la Consellera Rigau, Lucía figar (secta ultracatólica Cielinos), Esperanza Aguirre, y otras personalidades.

El pastel público


El sistema público - educación y sanidad-  es un pastel codiciado cuando el modelo económico del tocho ya ha dado sus últimos estertores. La crisis ha sido decisiva para buscar nuevos pastos y el sistema educativo ha atraído no pocos desertores del mundo empresarial como gurús del coaching, las terapias, las nuevas tecnologías y fundaciones corporativas varias. Una pincelada de contexto a vuelapluma:

Los movimientos de renovación pedagógica hace tiempo que murieron dejando huérfano de ideales al colectivo docente; la lucha por la educación era una lucha de carácter social para acabar de desguazar los restos de un franquismo que, aún a día de hoy, coletea sin rubor. Hoy, la lucha de clases es algo pasado de moda, poco glamuroso, asociado a gente no deseada o lejana. Y es que uno de los triunfos del régimen del 78 fue conseguir que creyéramos que todos éramos de clase media, instalándonos en una burbuja económica tan irreal como peligrosa a todos los niveles. Recordemos un tiempo muy cercano en que un manobra cobraba tres veces más que un maestro y de la innovación u otros aspectos de la educación se hablaba nada o muy poco porque todo iba bien con la automoción, la hostelería y la construcción como motores económicos, los dos últimos sectores poco exigentes con la formación educativa de la población. 

Hace poco que nos hemos despertado de ese sueño pero las legañas están tan pegadas que no nos dejan ver el presente socioeconómico. La escuela pública escucha ruído de cuchillos afilándose en medio de una revolució dels somriures de una derecha neoliberal, dueña de los medios y umblicada al mundo económico y empresarial. Se necesita una neolengua, un suave lubricante perfumado que ayude a la penetración del sueño turbocapitalista: crear un clúster económico alrededor del sistema público, con aparente relación simbiótica pero con funcionamiento parasitario (garrapata). A nivel social, nos enmarcamos claramente en el urfascismo que nos describía Umberto Eco.

Sonríe o muere


Fuente: G. Orwell, 1984, en Marcelo Santos, "Psicología de la comunicación"
El aluvión de nuevos productos educativos y referentes se ha armado de un buen puñado de "frames" envuelto en la neolengua de moda: una jerga vacía, pura retórica llena de metáforas y frases felices que envuelven obviedades tan viejas como el mundo y al mismo tiempo destierran cualquier mecanismo o símbolo que pueda señalar la discordia o el conflicto cognitivo. La razón y el diálogo queda sustituida por la emocionalidad de blister, la pulsión y la zombificación comunicativa. No se puede criticar, el pero y el por qué son incómodos y lo más peligroso es la simplicidad dual cognitiva que otorga esta nueva doctrina de pensamiento: o piensas como nosotros o eres enemigo, o eres positivo o eres tóxico, o abrazas la doctrina o te quedas en la ruina. Más te vale ser "positivo" porque nadie quiere "pesimistas".
Los docentes, desconcertados y temerosos, abrazamos a los nuevos mesías de la educación, acudimos en masa a sus charlas y compramos compulsivamente sus libros en neolengua. Nadie quiere ser tachado de "tóxico" o "pesimista" y todos calla y aplauden. Cabe destacar que la gran mayoría de ellos no son docentes y no se han partido la espalda en un aula: periodistas, escritores pésimos, divulgadores e hijas, empresarios, banqueros,vendedores de productos informáticos, técnicos en márketing, emprendedores de poca monta, brujos, terapeutas sectarios, políticos, figuras mediáticas sin oficio reconocido, tertulianos y muchos, muchos listos más.

Rodrigo Rato escribiendo el prólogo a una fruta del tiempo
Una nueva espiritualidad heredada de los negocios piramidales yanquis, una mezcla mostrenca de new age, verborrea de autoayuda y geist germánico vehicula los propósitos y reduce el discurso a pequeños mantras extraídos de diversos autores de diferentes escuelas de pensamiento y descontextualizados formándose mosaicos en una nueva habla. 
Las emociones y teorías circundantes son utilizadas y convertidas en el nuevo ariete neoliberal, resignificadas y envasadas al vacío. Son convertidas en el nuevo lenguaje del márqueting. Al mismo tiempo, se procura empobrecer el vocabulario.
Se sabe que se ha tocado fondo cuando docentes con más de 20 años de lucha en las aulas piden a gritos que un empresario o un banquero les oriente sobre cómo deben enseñar y organizar el centro. Se les ha robado lo que eran, docentes.
Tiempos de mashup, collage y repintado ideológico. Los adoctrinados, retuitan y retuitan las mismas frases en redes y conversaciones, en claustros y en proyectos educativos. No es más que un ejercicio para demostrar fidelidad a los nuevos buenos mejores y demostrar que se está vivo. Lo contrario es un temido no estar y por lo tanto, un no ser. Excluído del sistema, game over.

Estos días la red y los medios publicitan y aplauden a otro caballo de Troya educativo: Escolanova21. Los impulsores son del sector privado, y el gobierno -demócrata y libertario- aplaude y azuza mientras tumba, junto con el Partido Popular, la Iniciativa Legislativa Popular sobre la educación pública. 
Tras su primer baño de masas, su hastag ardía. Algunos twits salían de lo más profundo de una sociedad que ya ella misma pide a gritos pensamiento único y unifomización política, social y cultural.
A simple vista, la acogida parece masiva e incondicional. Pero lo más presente y terrorífico de todo el fenómeno es el silencio que envuelve el griterío: muchos docentes de referencia, las universidades o la misma Associació de Mestres Rosa Sensat no han dicho una palabra -o poquísimo- sobre el tema. La invasión de los ultracuerpos educativos. Euforia y miedo en el colectivo.







Neolenguas: el buscado éxito escolar (II) Neolenguas: el buscado éxito escolar (II) Reviewed by Manel Guzmán on 22:36:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Pasa?

Con la tecnología de Blogger.